Cultura
HOMENAJE A GALASSO | Tras las huellas de Arturo Jauretche
HOMENAJE A GALASSO | Tras las huellas de Arturo Jauretche

2021-11-12

Día del Pensamiento Nacional

Noviembre 12

Con motivo de conmemorarse el 13 de noviembre el Día del Pensamiento Nacional en el 120° aniversario del nacimiento de Arturo Jauretche, el viernes 12 realizamos un encuentro ante una numerosa audiencia en el Auditorio Malvinas con la presencia de nuestro Secretario General Nacional compañero Sergio Palazzo y del historiador Norberto Galasso.

En un significativo y emotivo acto, transmitido en vivo por Facebook, recordando la figura de Don Arturo Jauretche, Norberto Galasso formalizó la donación a la Asociación Bancaria de su biblioteca y archivos personales recopilados a lo largo de su vida.

Sergio Palazzo agradeció que haya elegido a nuestro sindicato como el depositario de tan valioso patrimonio cultural, asumiendo el compromiso de preservarlo y ponerlo a disposición para su lectura y consulta como material de investigación.

Matías Alejandro Layús

Secretario de Cultura y Educación SGN

Palabras del historiador Norberto Galasso

“El viejo Jauretche estaría contento de este acto, precisamente porque están reunidas las condiciones de inteligencia y de carácter combativo, una permanente trayectoria y una conducta que hacía que su voz pudiera expresarse. 

Lo que pueda decirles del pensamiento nacional es que es más necesario que nunca construir en los sectores medios, especialmente, que han sido captados sus cerebros por los medios hegemónicos concentrados. Es increíble la gente de clase media dice cosas que atentan contra sus propios intereses y acepta versiones y mentiras que se hacen insoportables, dichas con una caradurez tremenda.

El viejo Jauretche se caracterizó precisamente por eso, decir la verdad en las peores circunstancias. En la resistencia radical cuando era perseguido por la oligarquía reaccionaria del 30. También cuando sufrió la persecución del 55 tras el golpe que derrocó a Perón y todo esto lo tuvo en pie con optimismo, confiando en que el pueblo argentino puede haber sufrido algún traspié, puede haber sufrido alguna confusión, como en las últimas PASO, pero la mayoría tiene la lucidez suficiente para seguir el camino de la liberación, el camino de la unidad latinoamericana, el camino que termine con el sometimiento.

Lo hacemos en una época muy difícil, porque ha vuelto el coloniaje. No el coloniaje donde los ejércitos imperiales dominaban a los países. El hecho que se haya firmado un empréstito a pagar en 3 años por 56.000 millones de dólares fue para Donald Trump un triunfo muy importante, porque significó esclavizar nuevamente a la Argentina. Eso es impagable. Tampoco es solución el camino del default, no es el camino romper con el Fondo Monetario, hay que negociar, como lo están negociando, con muchas dificultades y teniendo presente que de ninguna manera pueden recaer sobre el pueblo estas medidas coloniales porque ha sido un robo, una estafa, porque han obtenido empréstitos para pasarlo a los bancos y tranquilamente Macri reconoce que esos dineros pasaran a los paraísos fiscales a las cuentas donde se ocultan los intereses. Se habla de 400.000 millones de dólares que están en el exterior sobre lo cual no se puede actuar, porque no es nuestra jurisdicción. Sí se puede actuar sobre los bienes del país, porque son responsables de este verdadero despojo a la Argentina.

Para eso ellos han necesitado y ha sido fundamental el apoyo de los medios hegemónicos, de los periodistas vendidos, lamentablemente una entrega total, un pensamiento único a través de los medios de comunicación para confundir a los sectores que no son la misma clase media que apoyó a Yrigoyen sino una clase media que en parte piensa que alguna vez pueda ser clase alta y en sus pesadillas nocturnas piensa no vaya a ser que caiga a vivir en las villas miserias.

Esta situación hace que le demos una gran importancia a esta elección y tengamos un optimismo que a veces parece vacilante en algunos dirigentes. Creo que el pueblo argentino, en su mayoría, tiene el espíritu y la lucidez de tantas luchas, que vamos en un camino de reversión de las PASO y vamos a tener un triunfo importante y eso va a permitir asegurar las elecciones del año 23. Por eso hay que luchar, sin perder un minuto.

En el caso mío yo podría decir si alguna cosa puede surgir de lo que digo, de lo que he escrito no viene, como decía Jauretche de un vivo, sino en todo caso de un gil avivado.... recordar solamente a mi maestra de cuarto grado, una correntina, magnífica mujer, pero cumplía con el programa que dictaban los sectores que en el año 42 dominaban el país. Nos hizo trabajar 15 días en el recorrido de tres ríos de Asia… eso me ha servido en todo caso para formarme una visión general de lo que es el mundo, pero no me enseñaron y tuve que aprenderlo cuando el General Perón volvió el 17 de noviembre del 72, las conquistas que volvían a vincular al pueblo con el hombre que había vivido en el exilio y volvía después de 17 años. Lo elemental no se nos decía.

Entonces viene Jauretche y dice una frase: “no hay libertad de prensa, hay libertad de empresas”. La libertad no es dejar abiertos los diarios para que publiquen todo, sino el que tiene el poder de tener un diario o un canal de televisión. Ahora es más grave que en la época de Jauretche que uno iba a buscar el diario a la esquina. Ahora se mete en la pantalla del televisor, dentro del hogar y metiendo un mensaje único, un mensaje de sometimiento, de pesimismo, de considerarnos esclavos de los países centrales que se han repartido vergonzosamente la mayor parte de las vacunas y dejando, por ejemplo, a países de África en manos del covid.

Esto que decía Jauretche lo decía también para otras cosas que siempre fueron urticantes y lo convirtieron en una figura muy difícil, por algo llevaba un cuchillito en la cintura, por las dudas. Una permanencia permanente, desde el socialismo en la juventud, su salida en el año 30, el 3 de septiembre, con un revólver en la mano para luchar por defender el gobierno de Yrigoyen y también su presencia posterior al lado de los trabajadores.

Jauretche dijo que el 17 de octubre de 1945 fue el ingreso de los trabajadores al escenario político y fue un triunfo popular, más allá de todos los avatares que vinieron después. Pero dijo, además, los trabajadores ingresaron al escenario político ese día y lo hicieron para quedarse, se han quedado y se quedarán en las próximas elecciones también”.

Intervención de nuestro Secretario General Sergio Palazzo

“Norberto ha tenido la enorme generosidad personal, política e intelectual de designarnos custodios de sus libros y esos fabulosos manuscritos que seguramente son una parte tan importante de la historia argentina. Tenerlos en nuestro poder no hace más que aumentar el patrimonio cultural de la organización y lo hace desde el respeto por ese pensamiento nacional que significa.

Saber que vamos a tener una biblioteca en nuestro edificio, como custodios de esos libros, en la selección, en las lecturas de los mismos con que se formó semejante hombre, semejante escritor, no hace más que llenarnos de orgullo como organización sindical y que sepan los bancarios, las bancarias y todos aquellos trabajadores y trabajadoras, en la Asociación Bancaria están, precisamente, si quieren aprender y capacitarse con semejante obra. Ahí está en donde leyó, seleccionó y fue parte de su formación de quien, para mí, es uno de los mejores escritores de la historia argentina, Norberto Galasso así que muchísimas gracias.

Nosotros queríamos formalizar esta decisión de declararnos custodios del acervo cultural que nos está dejando precisamente el Día del Pensamiento Nacional, que como bien dijo Matías (Layús, Secretario de Cultura Nacional) es la conmemoración del natalicio de Arturo Jauretche. Hombre de pensamiento nacional, de una valía incuestionable porque fue forjador de ideario, porque fue un artesano de la palabra, que más allá de la escritura y chispa, sus vivencias, sus definiciones eran tremendamente políticas. Jauretche fue por encima de un gran escritor y un gran pensador uno de los mejores políticos de la República Argentina.

Porque en el fondo cuando uno hace política no sólo significa el cargo que ostenta en un poder legislativo, cuando es convocado a un poder ejecutivo, hacer política significa formar ideales, significa formar cuadros políticos, significa que a partir de la presencia militante, la presencia del pensamiento, se forjan líderes nacionales y populares, como muchos los que leyendo a Jauretche pudimos entender un montón de cosas y pudimos expresar en palabras gracias a esa hermosa narrativa con tanta chispa que él tenía.

Primero fueron sus inicios políticos propiamente dichos, su presencia movilizante ante el golpe que sufre el yrigoyenismo a manos de Uriburu, su presencia en las calles, luego la fundación de FORJA, vaya pensador y pensamiento nacional y esa presencia de Jauretche y la creación de FORJA lo que significa para la historia argentina no es otra cosa que el puente necesario que se tiende entre la primera expresión popular que asume la Argentina que es el yrigoyenismo con el puente necesario tendido con un peronismo incipiente que venía a darle continuidad a las políticas nacionales y populares de esta República Argentina.

Ese fue Jauretche desde lo político o desde su acción política y cobra mayor valía su figura toda vez que es uno de los abanderados, después de la caída de Perón, de revalorizar la obra de su gobierno. No existía el peronismo. Inicia su militancia en el yrigoyenismo como un puente entre dos expresiones populares. Indefectiblemente, en algún momento de la historia de la República Argentina, volverán a juntarse y quizás ese proceso político es el que está viviendo la Argentina de hoy, en la que de un lado hemos quedado sectores que tenemos un pensamiento nacional y popular, independientemente de nuestro origen político partidario, y del otro ha quedado nuevamente la cultura de lo que era aquella oligarquía de la que hablaba Jauretche y sigue siendo la oligarquía post Jauretche.

La vida nos da una oportunidad hermosa de poder fundir en un pensamiento nacional y popular estas dos grandes expresiones que fue el yrigoyenismo a principio de siglo y esa gran irrupción del peronismo a mediados del siglo. Ojalá la vida nos del tiempo para saber que no sólo estamos juntos sino también unidos, que son dos cosas sumamente diferentes.

En este tiempo que nos toca vivir quiero recordar algo en lo que Jauretche hacía mucho hincapié. En la breve charla que hemos tenido con Norberto, cuando uno va aprender y le pregunta, Jauretche apelaba siempre a la derecha, a la oligarquía, al coloniaje, porque esa es discusión primaria tenía la misión de desmoralizar al pueblo, que es lo que buscan hoy los nuevos medios que son los grandes formadores de opinión, casi gurúes de las encuestas, analistas y consultores y cuando ve que nuevamente crece, florece el espacio nacional y popular, ya no sólo en la Argentina sino en nuestra querida América latina, empiezan incipientemente una campaña de desmoralización respecto de estos movimientos nacionales y populares. Buscan derrumbar la autoestima del pueblo y sumido en la depresión o en el ostracismo, en la desesperanza, porque buscan globalizar la desesperanza y donde rompe la política cultural del neoliberalismo, la batalla cultural con el neoliberalismo. Propician una cultura de dominación y nosotros propiciamos una cultura abierta, popular e inclusiva y de debate permanente, como una forma y afianzar conceptos, de consolidar ideas y de generar nuevos proyectos.

No fue el único Jauretche que tuvo esa filosofía, Estuvo Scalabrini Ortiz, Discépolo, Marechal y si buscamos un poquito más reciente Haroldo Conti, Rodolfo Walsh, que marcan el ideario, el pensamiento de una sociedad que se transforma a partir de la discusión política.

Para terminar, en la antesala del Día del Pensamiento Nacional, quisiera decir que este domingo se juega eso. La batalla cultural de cuál es el modelo de país que queremos los argentinos. Sé que es una elección tremendamente difícil, porque ha estado atravesada por una pandemia que no nos permitió resolver los problemas económicos que dejaron cuatro años de neoliberalismo y sé también que ha sido un tiempo muy difícil para cada trabajador y para cada trabajadora, particularmente aquellos como las y los bancarios, declarados trabajadores esenciales. Porque por un lado veíamos el esfuerzo que habíamos hecho los trabajadores esenciales para poder brindar en un tiempo de pandemia servicios financieros necesarios para que la economía y la sociedad siga funcionando y sobre todo para que los sectores más desprotegidos tuvieran esos servicios financieros a través de los pagos del AUH, los IFE, los ATP, las asignaciones y por otro lado veíamos esa cultura de la que hablábamos, la cultura egoísta, individualista y que utiliza hasta los recursos más bajos como para generar discordia, enfrentamientos y división. No les importó cuidar la salud la población... Rindo homenaje a todos los trabajadores que se infectaron, que tuvieron una pérdida familiar, a los que fallecieron siendo trabajadores esenciales o no esenciales, pero que cumplían su tarea como cualquier argentino y particularmente a los más de 100 bancarios.

En el fondo esa cultura del individualismo que propiciaron, mientras nosotros cuidábamos la vida ellos militaban la muerte, con marchas inverosímiles... Son dos modelos de país. Los que defienden los intereses de los poderosos, o como previo a ese pensamiento nacional que impulsaba Jauretche con FORJA y la aparición y difusión del movimiento popular, con el yrigoyenismo, con el peronismo o el país que antes era el coloniaje, luego la oligarquía y hoy son la expresión de la concentración económica del establishment encabezada por los medios de comunicación.

Muchos creen que la elección define el futuro. No, empieza a definir un modelo de país en un momento y una circunstancia especial. ¿Saben por qué no va a definir el futuro? Porque es histórica y recurrente la perversión que tiene el poder para destruir el campo nacional y popular y saben que desde aquella época donde quisieron recuperar el poder con el golpe de estado de Uriburu para que la casta empresaria oligárquica argentina recuperara el poder que había perdido por la primera vez que se produjo una elección sin fraude, siguieron sistemáticamente atacando los procesos. Lo hicieron con Perón, lo hicieron con su compañera de vida en el momento más trágico. Así como atacaban a Perón y Evita y condenaban a la abanderada de los humildes por el solo hecho de haber sido quien había acompañado a los trabajadores en sus reclamos para generar nuevos derechos. Ese espacio de odio personal hasta misógino volvió a cobrar vida en la cara de Patricia Bullrich cuando dice que Cristina Fernández de Kirchner programó su operación para no estar en el momento de una derrota electoral. Entendemos lo que significa esa operación, es la extirpación del útero. Viniendo de una mujer a otra mujer no puede ser más miserable, faltó decir como decía la oligarquía en la época de Perón viva el cáncer, pero en el fondo es exactamente el odio, la generación de la discordia, el linchamiento social.

Jauretche tenía una definición que la quise traer para no equivocarme y decía “la multitud no odia, odia la minoría porque conquistar derechos provoca alegría, mientras que perder privilegios provoca rencor”. Es una definición fantástica de la Argentina de hoy. Y no se define el futuro del país, es una circunstancia temporal lo que se define porque nosotros seguimos aquí, porque nosotros somos portadores del legado de aquellos como Jauretche y todos los hombres y mujeres del pensamiento nacional no se dejó abatir, ni derrotar, resignarse por un resultado electoral ni siquiera por un golpe de estado, porque somos destinatarios del legado de aquellos que más cruentamente perdieron su vida y los hicieron desaparecer en la dictadura militar para poner de rodillas el espíritu de lucha de un pueblo y si somos destinatarios del legado nosotros no podemos bajar los brazos porque a partir del día lunes lo que se empieza a construir es la victoria para seguir con sosteniendo el gobierno nacional y popular en la República Argentina.

Lo último y muy chiquito quiero agradecerle a cada uno. Había que ser valiente para aceptar una candidatura después de la pandemia, todos sabíamos que no era una elección fácil. Es la elección más adversa que pueda transitar una candidata o un candidato. Respeto muchísimo el coraje de Victoria Tolosa Paz, su ímpetu, todo lo que puso en esta campaña y como tal asumir la responsabilidad de aceptar. Era poner el cuerpo y alma y más en un momento exitoso de nuestra organización. Ponernos en cuarto lugar es un reconocimiento a la organización, a la actividad que llevó adelante nuestro sindicato. Tenemos un reconocimiento político histórico, tenemos un cierre de lista en la Asociación Bancaria que fue importante, tenemos presencia de Consejo Económico Social y ayer no sólo fuimos parte de la unificación del movimiento obrero obteniendo la Secretaría de Administración sino que además dentro del espacio que militamos, que es la Corriente Federal de Trabajadores logramos la incorporación de cinco lugares de la CFT y además tenemos por delante un proceso electoral que va a ser exitoso en la Bancaria.

Con toda esa tranquilidad uno podría haber dicho no. Sin embargo dijimos sí. Fuimos al Consejo de la CGT, el único sindicato que llevó paridad de género con los congresales y la Secretaría que corresponde al sindicato no la va a ocupar el Secretario General sino que la va ocupar una compañera que es Claudia Ormachea. Todo este bagaje no llevó a tener éxito y a militar esta campaña y agradecerles a ustedes la presencia en cada acto, en cada lugar. Me tocó ir de la mano de mi querida compañera, amiga, hermana, que es Alejandra Estoup, siempre me sentí cuidado, acompañado, con la cantidad de bancarios que había, con un equipo maravilloso que también me acompañó, que es el equipo que está en la Secretaría General que empezó llevando las redes y hacen lo personal mío de prensa. Prensa institucional está a cargo de Eduardo Berrozpe, y después terminaron organizando actos, protocolos y ahí están los chicos que pasan sin dormir semanas.

La gratitud es inmensa. Por un lado el honor de ingresar a una cámara que nos va a encontrar con una voz potente en esa caja de resonancia. Nos conocemos de muchos años y saben que no he sido políticamente correcto en el 80-90% de mi actividad, no lo voy a hacer esta altura de mi vida y mucho menos cuando hay proyectos que pretenden atacar los derechos de los trabajadores. Ahí vamos a estar para seguir custodiando los sueños de tantos argentinos que en el 2019 o cuándo asumió Néstor o Cristina, o cuando recuperamos la democracia con Alfonsín, decidieron que no querían más la derecha en Argentina. Militar en política es hermoso, Militar el sindicalismo es enamorarse de eso, porque es casi de bohemios, de bohemias, porque no sólo es la ideología sino también es la lucha contra el poder real que tenemos, en cada rinconcito, de poder llegar a una sucursal donde un delegado de base discute el poder real, es el gerente zonal donde hay que ir y pararse de manos, el poder de algunos presidentes de bancos. Entonces militar en política es hermoso. El sindicalismo es enamorarse de lo que uno hace. Militar con ustedes es lo mejor que pudo haberme pasado en la vida”.